Las cifras del supuesto equilibrio inversor anunciado por el Gobierno en las islas están desmentidas en sus propios datos oficiales

04 abr 2018

Los datos trasladados por el Gobierno canario a la opinión pública con un cuadro que reflejaba un supuesto equilibrio inversor por islas que suma 73.854 millones de euros no aparecen por ningún lado en los datos oficiales publicados en su web, sino 101.000 millones, así que son falsos, ya sea por error o manipulación, y no soportan equilibrio inversor alguno, de modo que el Cabildo sostiene que Gran Canaria recibió 320 millones menos que Tenerife en inversiones desde 2001, una cifra a su vez sostenida en los datos de las páginas oficiales del Ejecutivo canario, así como el grave escoramiento en los cargos intermedios.

Así lo reveló hoy el presidente del  Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, junto a la vicepresidenta segunda, María Nebot, y la consejera de Políticas Sociales, Elena Máñez, en representación del vicepresidente primero, Ángel Víctor Torres, en una comparecencia en la que entregó todos los cuadros que soportan sus afirmaciones (disponibles en  http://bit.ly/2GQsGC ). El Gobierno insular los elevará mañana a la Comisión de Desequilibrios en la que participan todos los grupos presentes en el Cabildo y a la que CC elevará estos mismos datos aportados por el Gobierno canario por 73.854 millones.

En cuanto fue publicada el pasado 22 de febrero, los economistas del Cabildo iniciaron, por indicación del presidente, la búsqueda de esa cifra en las páginas oficiales del Gobierno, pero no encontraron coincidencia alguna. Se trata además de un cuadro de cifras nunca dada antes por el Gobierno a pesar de las peticiones del Cabildo y denegadas por carta.

El cuadro fue ofrecido por el Ejecutivo bajo el epígrafe de ‘Evolución comparativa del presupuesto total consolidado de la CAC (Comunidad Autónoma de Canarias) invertido en las islas a través de las obligaciones reconocidas netas’ con el total de 73854 millones, lo que debería coincidir por tanto con el presupuesto total consolidado, pero la cifra encontrada es de 101.524 millones euros para ese periodo, es decir casi 28.000 millones más.

El Cabildo analizó por precaución otros posibles totales, como el gasto sin consolidar, el gasto de la Comunidad Autónoma (sin sus organismos), gasto no financiero consolidado y sin consolidar e incluso solo los capítulos de transferencias e inversiones, pero no halló coincidencia alguna, de modo que el reparto tampoco tiene soporte.

Son datos “falsos, puede ser por error en los cálculos o un intento de manipulación para acallar la denuncia del Cabildo, lo que está claro es que no son ciertos, el Gobierno canario es poco transparente”, subrayó Morales, ya que no solo “oculta datos, ahora intenta engañar con cifras falsas”, mientras el Cabildo traslada los de su web para que la ciudadanía los pueda analizar y sacar sus propias conclusiones (también disponibles en http://bit.ly/2GYtRGC).

Por tanto, la Institución insular no solo sostiene que Gran Canaria ha recibido 320 millones de euros menos en inversiones que Tenerife desde 2001, sino otros datos siempre obtenidos de fuentes oficiales, aunque no son todos de los que debería disponer atendiendo a la legislación de transparencia, como lo que aporta Gran Canaria en impuestos.

Sostiene así que el desequilibrio en lo que va de legislatura es de 120 millones en inversiones a favor de Tenerife, que uno de los desequilibrios más graves es el del escoramiento del volumen de cargos intermedios hacia la isla tinerfeña, es decir, de los mandos de poder, con un 53 por ciento en Tenerife frente al 29 por ciento de Gran Canaria, y que, sin ir más lejos, la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria recibe 15 millones menos cada año que La Laguna a pesar de tener incluso más estudiantes. En inversiones hidráulicas, Gran Canaria ha recibido 38,5 millones menos que Tenerife.

Por todo ello, el Cabildo de Gran Canaria mantiene su petición al Gobierno canario de que facilite todos los datos y correctos y que reequilibre las inversiones porque Canarias no se puede construir desde el desequilibrio.