El Cabildo adjudica las obras el acondicionamiento de la carretera de Teror por 4,2 millones

07 jun 2018

El Cabildo de Gran Canaria ha adjudicado los trabajos de acondicionamiento de la carretera de Teror (GC-21) a la empresa Petrecan con un importe de 4,22 millones de euros, informa el consejero de Obras Públicas e Infraestructuras, Ángel Víctor Torres.

Las actuaciones, que comenzarán en un plazo aproximado de 2 meses y tendrán un período de ejecución de 12 meses, se desarrollarán en el tramo que va desde la glorieta de conexión con la urbanización de Ciudad del Campo hasta el comienzo del viaducto de Teror, en los municipios de Las Palmas de Gran Canaria y Teror.

“Por fin adjudicamos una obra imprescindible demandada por los vecinos de Teror y las medianías de la Isla desde hace décadas por ser una carretera insegura donde se han registrado muchos accidentes”, subrayó el también vicepresidente primero.

Las obras incluyen el ensanchamiento de la calzada hasta los 6 metros mediante la ejecución de desmontes o muros de contención y la pavimentación de los arcenes en todo el recorrido, además de la mejora del trazado en los tramos más dificultosos.

“El ensanchamiento de la vía y la mejora del trazado en determinados puntos proporcionará mayor visibilidad y dotará de seguridad a la vía”, agregó Torres.

Asimismo, el proyecto contempla la ejecución de intersecciones en la conexión de la vía con el acceso a San José del Álamo (GC‐211) y en la conexión con el barrio de Las Mesas, para evitar las retenciones de tráfico y solucionar problemas de visibilidad y el giro de las guaguas.

También se reforzará el firme en todo el tramo de actuación, con la reparación previa de algunas zonas, se sustituirán barreras de protección para igualarlas en todo el tramo, y se mejorará la señalización y el balizamiento de la vía, con la sustitución de los elementos defectuosos.

El proyecto incluye además la mejora del drenaje con la ejecución de cunetas en todo el tramo y la adaptación y limpieza de las ya existentes, y la ampliación del puente de Miraflor, actualmente con un ancho de calzada que dificulta el paso simultáneo de vehículos pesados en ambos sentidos.

La Consejería de Obras Públicas e Infraestructuras ha incluido en el proyecto técnico el estudio medioambiental de la obra para modificar el trazado de la carretera en algunos puntos al objeto de preservar árboles de mayor porte y medidas compensatorias como actuaciones de reforestación.

La carretera de Teror registra una media diaria de 1.044 vehículos, según datos del año 2015. 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes