El Cabildo de Gran Canaria enseña a construir tambores, trabajar el cuero y “guisar” la loza

14 dic 2015

El uso de la cuchilla curva empleada para el rebaje de la piel y el montaje de piezas de cuero son técnicas que el Cabildo de Gran Canaria enseña en su curso de marroquinería, mientras que en el de alfarería, los aspirantes a artesanos conocen antiguas técnicas de “guisado” del barro y en el de instrumentos musicales fabrican tambores como los de los ranchos de ánimas.

La consejera de Industria, Comercio y Artesanía del Cabildo de Gran Canaria, Minerva Alonso, explica que la divulgación de la cultura mediante estos cursos, que no se impartieron el último año, está garantizada en 2016 con una oferta ampliada y compuesta por talleres de iniciación, continuación y perfeccionamiento, además de un curso de innovación artesana que unirá tradición y tendencias.

Esta programación formativa de la Fundación para la Etnografía y el Desarrollo de la Artesanía Canaria (Fedac) es impartida por profesores que son un referente para el gremio, ya que son maestros artesanos con años de experiencia, lo que acredita la calidad de la enseñanza y se traduce en su gran aceptación.

De este modo, los alumnos del curso de marroquinería que se imparte en Ingenio, ya contaban con la base adquirida en un curso previo, lo que ahora les permite, además de profundizar en las nociones de diseño, patronaje y confección de objetos, perfeccionar su técnica con el diseño de un artículo y su maqueta para detectar errores antes de pasar a convertirlo en una pieza real.

En cuanto al curso de alfarería que se imparte en Tunte, sus alumnos moldean el barro para transformarlo en una pieza aborigen o en alguna vasija tradicional con la técnica del urdido, consistente en formar churros con la arcilla para levantar las paredes de la pieza, tras lo cual se desbasta o retira el barro sobrante.

Los futuros artesanos también aprenden a raspar y tapar los poros, aliñar y bruñir la loza para que luzca brillante y conocerán la técnica tradicional de “guisar” la loza en un horno de leña como fin del proceso de creación.

Al taller de construcción de tambores tradicionales se han apuntado miembros de grupos folclóricos y vecinos de Gáldar, por ser el municipio donde se celebra,  y en él aprenden a confeccionar los aros del tambor, bien anchos o estrechos, a pelar y colocar la piel, así como a enhebrar la cuerda que rodea el instrumento y su tensado. 

La consejera de Industria, Comercio y Artesanía celebra el éxito de estas convocatorias y anuncia que la programación ampliada de formación artesana para 2016 estará cerrada y disponible en la página www.fedac.org a finales de enero, de modo que los aspirantes se puedan organizar y aprovechar al máximo esta oportunidad que, además de recuperar oficios, contribuye a la promoción de salidas laborales.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes