El Cabildo de Gran Canaria y el Ayuntamiento capitalino cofinancian la rehabilitación de más de 500 viviendas en Tres Palmas

01 feb 2018

La consejera de Vivienda del Cabildo de Gran Canaria, Minerva Alonso, y el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Javier Doreste, firmaron hoy un convenio para la rehabilitación de medio millar de casas ubicadas en Tres Palmas

El proyecto tiene un presupuesto de 492.000 euros, de los que la institución insular aporta 366.000 euros y el Ayuntamiento capitalino 126.000.

La intervención permitirá la mejora de 508 viviendas y del centro cívico del barrio capitalino, una antigua reivindicación de los vecinos que ahora podrá hacerse realidad gracias a la cooperación de ambas instituciones

La actuación, que será ejecutada en 10 meses, tiene previsto comenzar en la primavera de este año tras el proceso de licitación que iniciará el Ayuntamiento en marzo. Las obras permitirán la mejora del exterior de diez edificios ubicados en la calle Concejal Andrés Alvarado Janina, entre los números 1 al 10, que tienen importantes deficiencias por humedades.

El Cabildo de Gran Canaria, a través del Consorcio Insular de Vivienda, está haciendo una importante apuesta en el presupuesto de 2018 para el apoyo a la rehabilitación del parque público de viviendas con 3,3 millones de euros y la mejora de cerca de 1.000 inmuebles, subrayó la consejera Minerva Alonso.

El concejal Javier Doreste agradeció la ayuda para ejecutar la intervención de Tres Palmas y destacó el acuerdo a “tres bandas” entre Ayuntamiento, Cabildo y residentes. Por su parte, el presidente de la asociación de vecinos, Juan Samper, rememoró que esta intervención estuvo incluida en tres presupuestos para ejecutarse y jamás se llevó a cabo. “Lo estamos pasando muy mal porque las viviendas son auténticos frigoríficos”, puntualizó.

Tanto es así, indicó Alonso, que puntualizó que las obras son reivindicación de los vecinos del barrio capitalino que se remonta a 2005 y destacó el trabajo conjunto que se ha realizado con el único objetivo de mejorar las condiciones de vida de los residentes.

Los edificios que requieren reformas presentan defectos propios del paso del tiempo, como humedades en azoteas y zonas comunes y revestimientos desprendidos por filtraciones de agua al romperse tuberías.

El proyecto de rehabilitación incluye también la mejora de los muros mediante la aplicación de un mortero especial que hará más resistente los paramentos, rellenará las fisuras y grietas y contará con la colocación de una malla para evitar nuevas aperturas, trabajos que quedarán completos con la pintura de las zonas restauradas.

 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes