El Cabildo evalúa la maestría de 25 artesanos aspirantes al carné que garantiza la autenticidad de sus productos

23 nov 2015

Miniaturistas, recicladores, cuchilleros e hilanderas abren estos días sus talleres y afrontan exámenes teóricos y prácticos para obtener el carné oficial, expedido por el Cabildo de Gran Canaria para certificar su profesionalidad y garantizar al consumidor que adquiere un producto hecho a mano, informó la consejera de Industria, Comercio y Artesanía, Minerva Alonso.

Los artesanos, que proceden de los municipios de Santa Lucía, Mogán, Agüimes o Moya, entre otros, presentaron la solicitud en la convocatoria de septiembre y desde entonces el Tribunal de Evaluación, compuesto por artesanos y técnicos de la Fundación de Etnografía y Desarrollo de la Artesanía Canaria (Fedac), evalúa sus conocimientos y calidad técnica.

Los examinadores verifican además si el artesano lleva activo al menos un año y su residencia en la Isla, requisitos cuya comprobación les ha llevado a Telde, Las Palmas de Gran Canaria, Santa Brígida, Arucas y Gáldar, ubicaciones de los talleres del resto de candidatos especializados en marroquinería, muñequería, maquetación, joyería, decoración de telas y alfarería.

Pero no solo hay artesanos que solicitan el carné por primera vez, hay otros 28 que quieren renovarlo tras cuatro años de vigencia, para lo que deben someterse a revisiones e igualmente permitir que los técnicos inspeccionen sus talleres.

Alonso avanzó que en febrero se abrirá otra convocatoria para solicitar el carné que certifica la profesionalidad, lo que conlleva poder aspirar a las subvenciones, lo que supone un desahogo para el artesano que, en el caso de los 500 censados en Gran Canaria, muestran su maestría en las ferias que organiza el Cabildo e incluso en otras islas durante sus fiestas patronales.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes