El Cabildo realizará por primera vez el mantenimiento integral del arbolado de los márgenes de las carreteras con 8,6 millones

13 dic 2017

El Cabildo de Gran Canaria ha iniciado el expediente para la adjudicación del contrato de servicios para el control de la vegetación y la gestión y mejora del arbolado en los márgenes de las carreteras de la red viaria insular con un presupuesto de 8,6 millones de euros para los próximos 6 años.

El contrato, el primero de estas características que pone en marcha la Consejería de Obras Públicas e Infraestructuras del Cabildo, incluye el mantenimiento Integral de la vegetación con la mejora de la integración de las carreteras en el paisaje, y evitará los daños que la vegetación ocasione en la seguridad vial o en propiedades públicas y privadas, resaltó el consejero de Obras Públicas e Infraestructuras, Ángel Víctor Torres, en la presentación del proyecto.

“Es un proyecto ambicioso, una inversión verde exclusivamente para las mejoras de los márgenes de las carreteras que era muy necesario”, agregó.

El contrato tendrá una duración de 4 años más 2 de prórroga, con un presupuesto de 1,5 millones de euros al año para las carreteras del interior, medianías y cumbres, y supone un implemento a la inversión que ya hace el Cabildo con el contrato de conservación de zonas verdes con 22 millones de euros para 6 años para las carreteras de alta capacidad, precisó el también vicepresidente primero.

“A día de hoy tenemos un contrato específico de deshierbe con 400.000 euros al año que una vez finalizada la actual anualidad será sustituido por este nuevo contrato más integral que esperamos poder iniciar en septiembre del próximo año”, añadió.

Las actuaciones de gestión y mejora del arbolado incluyen podas y talas, trasplantes, plantaciones y su mantenimiento, y como ejemplo el consejero hizo referencia a la carretera de entrada a Teror.

“Al inicio del mandato recogimos el proyecto para la GC-21 que incluía la eliminación de importantes eucaliptos y otros árboles e hicimos una modificación del proyecto, tras varias reuniones con organismos medioambientales, y hemos logrado mantener algunos de ellos garantizando además la seguridad porque es una imagen que queremos preservar”, explicó.

En cuanto al arbolado existente, el contrato incluye los trabajos para su  mantenimiento además de la realización de un informe inicial con un muestreo de una masa significativa de árboles que sea representativa del total de la masa arbolada de los márgenes de las carreteras.

Además, el estudio recogerá datos de parámetros de gran interés para la gestión como son la localización de cada ejemplar, especie, altura, diámetro, estado estructural y de estabilidad especialmente del arbolado de gran porte que pueda generar peligro potencial, estado fitosanitario, afección a los elementos de la vía, señalización y valor paisajístico y ecológico del ejemplar.

Asimismo identificará los daños que el arbolado pueda causar a propiedades públicas o privadas como el asfaltado levantado o árboles que invadan propiedades privadas.

Además incluirá un análisis de la información recabada y su volcado en un sistema de información geográfica, y cuando se detecten árboles con características especiales que merecen una protección o un mantenimiento especiales se procederá a la toma de datos de sus parámetros.

Por otro lado, el contrato incluye nuevas plantaciones en las carreteras que no estén incluidas en los contratos de conservación de zonas verdes, y la elección de la planta se realizará teniendo en cuenta los factores climatológicos, biogeográficos y socioeconómicos.

El mantenimiento de las nuevas plantaciones se realizará a través de trabajos de riego, entrecavados, escardas, limpiezas, regeneración de alcorques y reposición de plantas.

También incluirá los trabajos de mantenimiento de palmeras a cargo de una empresa especializada y siguiendo los protocolos de actuación que establece la normativa vigente especialmente en lo referente a la existencia de plagas.