El éxito de las telas, hilos y colores enfilan la pionera Feria de Patchwork y Labores de San Mateo hacia la categoría nacional

14 sep 2015

El rotundo éxito cosechado por la III Feria Regional de Patchwork y Labores de San Mateo, que ha llenado sus calles de bullicio, telas, botones, alfileres, patrones y color, encamina este encuentro pionero en Canarias hacia la categoría de nacional tras contar este año con expositores de Barcelona y Madrid y visitantes de otras islas como Fuerteventura.
El encuentro ha sido organizado por la Asociación de Empresarios de San Mateo en colaboración con el Ayuntamiento y financiación del Cabildo de Gran Canaria, cuya consejera de Industria, Minerva Alonso, junto al alcalde, Antonio Ortega, inauguraron esta feriaque afronta su "día flojo" lleno de gente, pues el domingo se espera aún más afluencia.
Minerva Alonso explicó que tenía interés por comprobar el alcance dinamizador de esta acción financiada por el Cabildo y "como ven hay una afluencia de público muy importante y aprovecho para invitar a los ciudadanos del resto de la isla para que la conozcan", exclamó al tiempo que celebró que la Institución insular, Ayuntamiento y empresarios hayan aunado esfuerzos para lograr este éxito.
Ortega recordó, por su parte, que la relación de San Mateo con la costura es centenaria y las traperas "de toda la vida" han dado lugar al patchwork y a la creación de una alternativa laboral para San Mateo, cuya vinculación con la aguja y el hijo también ha dado lugar a la pasarela De Vega Alta Costura.
Lo mejor contra la depresión
Ángeles Boso llegó a San Mateo con sus amigas procedente de Fuerteventura exclusivamente para gozar de la feria, y es que el patchwork "es muy vicioso", empezó con los trozos de tela que le sobraban y ha acabado haciendo cursos en Francia cada vez que acude a visitar a su hija.
"Pueden dar las dos de la mañana, es lo más recomendable para la gente desanimada porque te absorbe, estás tan concentrada para no equivocarte que dejas de pensar en otras cosas", aseguró.
Concepción Domínguez llegó, también con sus amigas, desde Agüimes y lo tiene claro, los bellos resultados "no se pagan con dinero". Es más, "a quien no lo sepa apreciar no se le debe ni regalar porque es un trabajo en el que te dejas los ojos".
Pero con tela, aguja e hilos no solo se hacen hermosas traperas, colchas o manteles, sino que dan lugar a un sinfín de modernas y tradicionales creaciones, desde bolsos a muñecas de trapo, que requieren un sinfín de artilugios que hoy lucieron en San Mateo como planchas que no superan los diez centímetros.
No faltaron los talleres y las exposiciones, o puestos como el de las labores mexicanas, sus vivos colores y su especial hijo,cuya livianeza apenas permite notar el ovillo en la mano o bordados con cintas para formar un atrayente efecto relieve.
Calados, bordados, ajuares hechos a manos, máquinas domésticas con un abanico de bordados que ofrecer, plantillas de muñecas de madera, todo tipo de tijeras y creaciones hechas a mano convertidas en obras de arte esperan una nueva tanda de visitantes este domingo que promete un soleado día como el que hoy han gozado los visitantes en las medianías de Gran Canaria.


Imágenes