El primer taxista ‘eléctrico’ de España desvela que se ha ahorrado un 25 % incluida la compra del coche

29 abr 2018

Roberto San José comenzó en 2011 a conducir un taxi eléctrico, lo que le convirtió en el primero de España en apostar por esta novedosa modalidad que le ha proporcionado solo ventajas, ya que ha reducido en un 75 por ciento sus gastos de taller y combustible, con un ahorro que incluida la compra del coche se sitúa en el 25 por ciento, y ello con una conducción más relajante y los trayectos mucho más cómodos para sus clientes.

Las charlas de este taxista vallisoletano generaron gran expectación en el Salón del Vehículo Eléctrico del Cabildo en Infecar, especialmente en los profesionales del sector ávidos por conocer los beneficios que proporcionan estos vehículos. San José desgranó el ahorro que ha tenido desde que apostó por el Nissan Leaf con el que lleva gastados 36.000 euros, incluida su compra, frente a los 47.600 que hubiera desembolsado con un coche convencional.

El coche eléctrico casi no pisa un taller, explicó, porque no tiene caja de cambios, ni embrague, no hay que cambiar la correa de distribución, ni el aceite ni el filtro. Lo único que es necesario cambiar es el filtro del aire acondicionado que ronda los 50 euros. En más de seis años y con 327.000 kilómetros recorridos no ha tenido que cambiar la batería, que aún está al 50 por ciento de su capacidad, ni las pastillas de freno. Con el ahorro podría comprarse ya dos baterías nuevas, argumenta.

Pero si la disminución de gastos en talleres es importante, también lo es en combustible porque su Nissan Leaf puede hacer 1.000 kilómetros con solo 20 euros. Además, el beneficio no es solo para él, sino también para el resto de personas porque disminuye la contaminación acústica y medioambiental. Por todas esas ventajas está convencido que la transición a una movilidad sostenible es inevitable y que el vehículo eléctrico es ya el presente, máxime porque evolucionan rápido y el suyo ya tiene seis años, así que los actuales reportarán aún más ventajas.

La autonomía de la batería es una de las grandes dudas que aún acechan a los taxistas, que quisieron saber durante la charla si es suficiente para dos turnos de trabajo. En los coches nuevos, con más capacidad, sí, aseguró San José, porque es posible hacer una carga rápida en el cambio de turno o, como en su caso, hacerlo en la parada mientras espera a los pasajeros.

Los puntos de recarga no serán un problema porque la capital grancanaria tendrá a finales de este año un total de 40 distribuidos por la ciudad, a los que se sumarán los 17 que ya ha licitado el Cabildo de Gran Canaria para instalar en 17 municipios de la isla.

El desgaste de la batería fue otra de las preocupaciones de los profesionales del sector, que el taxista también disipó porque de las doce barras que tenía cuando compró el coche, la primera desapareció cuando ya superaba los 100.000 kilómetros y llegó a la mitad después de los 320.000. Pero ello con las de su época, porque los fabricantes ya están ofreciendo una garantía del 70 por ciento a los ocho años.

La potencia es también suficiente, apuntó, porque tiene de sobra al disponer de 150 caballos y llegar hasta los 150 kilómetros por hora. Tampoco es un problema, al igual que el precio más elevado al comprarlo, porque entre las subvenciones y la disminución del gasto, la amortización es muy rápida.

En definitiva, San José no encontró hasta el momento ninguna razón que le haga cambiar de idea de que el coche eléctrico es el ideal, no solo para el transporte de pasajeros y mercancías sino también para los particulares. 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes