El soterramiento en Arucas es viable en el PTP-15 porque no cambia el trazado mientras los túneles de Moya paralizarían la carretera otros 15 años

31 oct 2018

El Ayuntamiento de Arucas ha pedido en sus alegaciones al Plan Territorial Parcial 15 que el trazado del tramo de carretera entre Bañaderos y El Puertillo albergue un soterramiento en vez de un puente, cuestión que en el planeamiento no es problemática porque no modifica el trazado, mientras que Moya ha pedido que la carretera sea sustituida por túneles, lo que paralizaría la construcción de la vía por otra quincena de años, de modo que la alternativa es proseguir con la carretera mientras el Cabildo estudia una solución que mantenga abierta la posibilidad de que Moya cuente con túneles en el futuro.

La Ley de Costas estatal determinó límites en los litorales españoles y emitió los expedientes de deslindes en 2006, lo que implica una reordenación que afecta a espacios verdes, carreteras y viviendas.

A tenor de esa necesidad, el Cabildo afrontó en su Plan Territorial Parcial 15 (PTP15) la ordenación del suelo del litoral del norte desde Arucas hasta Guía para propiciar los terrenos para que los municipios establezcan en sus Planes de Ordenación General Urbanística (PGOU) las zonas residenciales en las que poder realojar a sus vecinos afectados por la Ley de Costas, lo que no incluye en caso alguno expropiaciones por parte del Cabildo, que por el contrario posibilita así que los vecinos se puedan mantener en la zona.

Este PTP15 comenzó a ser tramitado en 2007, el pasado mandato no fue trabajado y la actual Corporación lo ha retomado porque es esencial para el desarrollo del norte, de modo que antes del verano lo sacó a información pública y estableció un periodo de dos meses, hasta septiembre, pero como el municipio de Moya pidió más tiempo, lo amplió para todas las instituciones, municipios y colectivos hasta el pasado 9 de octubre.

Este PTP15 zonifica todo el litoral, es decir, dibuja los suelos de paseos y esparcimiento, actividades económicas, de la depuradora comarcal y el trazado de las carreteras, pero no le compete decidir el proyecto, desarrollarlo, costearlo ni ejecutarlo. Sin embargo, el Plan Territorial Especial 14 del Gobierno Canario, que contenía el anteproyecto de la carretera y también un túnel en Moya, fue declarado nulo por el Tribunal Supremo en 2011. 

Ante esa situación, ese mismo año, el Gobierno canario y la Mancomunidad del Norte solicitaron al Cabildo que en su Plan Territorial Parcial 15 incluyeran el anteproyecto de la carretera, de hecho la Mancomunidad fue más allá y pidió al Cabildo que asumiera el proyecto y la ejecución porque la conexión del tramo entre Arucas y Moya ya era desde entonces una necesidad.

El Cabildo agregó un anexo que recogió el trazado de un puente de 190 metros en el tramo que pasa entre los barrios de Bañaderos y el Puertillo en Arucas y de la rotonda de Bañaderos hasta la subida a Moya en el Pagador recogió su conversión en una zona de esparcimiento, mientras la carretera con sus cuatro carriles se trasladaba hacia el interior junto al acantilado.

Moya plantea que en vez de la carretera se haga un túnel que atraviese el macizo de forma casi paralela a esta carretera, que ya está preparada para que entre en el próximo Convenio de Carreteras y el Gobierno canario la ejecute en 4 o 5 años. Y esta petición constituye la alegación que presentó la víspera de culminar la ampliación del periodo de información pública, es decir, el 8 de octubre.

Aceptar esa alegación es inviable por diversos motivos, como que los túneles ya fueron anulados por el Supremo y que no hay ficha técnica y jurídica que avalen su viabilidad, pero es que además implicaría “volver al minuto cero” de la tramitación del PTP15, que ya lleva 13 años en tramitación, y paralizar la construcción de la carretera, que ahora mismo es la más importante de Gran Canaria porque sin ella no se logrará la fluidez de tráfico necesaria para el norte, lo que no solo afecta a Moya, sino también a Arucas, Guía, Gáldar, Agaete y La Aldea.

Pero no paralizar la carretera para trasladar el trazado al interior del macizo  no implica que Moya no pueda tener sus túneles, puesto que el Cabildo le deja abierta esa posibilidad en el Plan Insular de Ordenación, que recoge que los tramos inferiores a tres kilómetros, y este es de apenas uno, pueden realizar un proyecto de carretera sin necesidad de un plan territorial parcial, de modo que la posibilidad de tener los túneles sigue abierta y queda supeditada solo a un acuerdo de Moya con el Gobierno canario.

De hecho, el Cabildo se comprometió a estudiar la fórmula para que los túneles no estén supeditados ni siquiera al PIO. Ya hay un antecedente en la GC-500 del sur, donde finalmente el tramo de San Agustín quedó municipalizado, lo mismo puede suceder con la carretera si finalmente se ejecutan los túneles, pero mientras no se ahoga al norte.

Arucas por su lado, en sus alegaciones, solicitó por primera vez que el trazado de su puente sea un soterramiento, entre otras cuestiones, pero en esa petición no habrá mayor problema en lo que respecta a la ordenación territorial porque no afecta al trazado, simplemente cuando el Gobierno canario vaya a afrontar la obra, puede decidir junto al Ayuntamiento que en vez de un puente sea un soterramiento, y también hubo acuerdo en el resto de alegaciones, de entidad inferior.

Con todo, tras una reunión con los ayuntamientos en la que fueron tratados estos extremos, quedaron emplazados a una próxima reunión técnica para perfilar los articulados que recojan estas cuestiones con el máximo consenso posible.

 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes

Documentos