Firmada la subrogación de la central Chira-Soria en la que REE invertirá 300 millones de euros

16 oct 2015

El Cabildo de Gran Canaria, Endesa y Red Eléctrica de España (REE) firmaron hoy la subrogación definitiva del contrato para la construcción de la Central Hidroeléctrica Chira-Soria con el objetivo de que sea puesta en marcha en tres años a partir de la obtención de las autorizaciones administrativas.

Este proyecto, explicó el presidente insular, Antonio Morales, estuvo a punto de perderse, pero en contacto con REE desde los primeros días de mandato, logró que la necesaria aprobación de la subrogación se produjera antes del 23 de julio, fecha a partir de la cual Unelco-Endesa podía ejercer su derecho de retracto, lo que conllevaba tener que reiniciar el expediente, por lo que aquel 17 de julio fue calificado como “histórico”, no menos que este viernes en el que se formaliza el esperado traspaso.

Morales reiteró la importancia de construir esta central porque permitirá almacenar hasta el 60 por ciento de su producción energética a través de energías renovables.

La adquisición de la concesión de los derechos de uso de las aguas embalsadas y vaso de la presa de Chira tienen un periodo de 25 años prorrogable otros 25 para la construcción de una central hidráulica reversible de 200 megavatios como herramienta del operador del sistema para garantizar la seguridad del suministro, un proyecto que tendrá una inversión de 300 millones.

La adaptación del diseño preliminar efectuado por Unelco se encuentra en fase de tramitación e incluye la conexión de la central con la subestación de Santa Águeda a través de una línea de 220 kilovoltios, lo que permitirá integrar en el sistema la energía renovable generada en  Gran Canaria sin comprometer el suministro, explicó la directora de Asuntos Corporativos y Relaciones Institucionales de Red Eléctrica de España, Ana Cuevas.

Esto es así porque cuando no haya consumo, la energía renovable se destinará a subir el agua de una presa a la otra, y cuando se active se la demanda se dejará caer el agua para producir nuevamente energía, lo que convierte a Chira Soria en la “gran pila que necesita Gran Canaria para introducir las energías renovables”, celebró Morales.

Una vez concluido el diseño, REE solicitará al Gobierno canario que el expediente sea tramitado por la vía de asuntos estratégicos, tal como ya avanzó el presidente grancanario al Ejecutivo autonómico con el fin de reducir los plazos administrativos entre ocho y diez meses, así como la necesidad de agilizar el informe de impacto ambiental para que comience la construcción cuanto antes.

Para la ejecución de este proyecto, el director general de Transporte de la compañía, Carlos Collantes, explicó que el pasado 28 de septiembre se inscribió en el Registro Mercantil de Las Palmas de Gran canaria Reican, Red Eléctrica Infraestructuras en Canarias S.A.U. Esta constitución  responde a la necesidad de impulsar proyectos de almacenamiento energético en Canarias y optimizar la integración de las energías renovables.

Cuatro años de recorrido hasta hoy

En junio de 2011 se adjudicó la concesión administrativa de las aguas embalsadas y vaso de la Presa Chira-Soria con fines hidroeléctricos a Unelco.

La obligación establecida en la Ley 17/2013 por la que las empresas que antes del 1 de marzo de ese año tuvieran una concesión de aprovechamiento hidráulico que incluyera la autorización para ejecutar una central de bombeo sin autorización aún para ponerla en servicio debían presentar en un mes la propuesta de calendario para su construcción.

En esos casos, y siempre que la finalidad del bombeo fuera garantizar el suministro, la seguridad del sistema y la integración de energías renovables gestionables, el Ministerio de Industria podía ordenar que se impusiese a la empresa la obligación de transmitirlas al operador del sistema, como finalmente sucedió.

En abril de 2014, el Ministerio acepta la renuncia presentada por Unelco para construir la central de 200 MW y le impone la obligación de transmitir el proyecto al operador del sistema.

En enero de 2015, Red Eléctrica de España comunica al Consejo Insular de Aguas la existencia de un acuerdo de intenciones con Unelco para la subrogación del proyecto y que respecto a las obligaciones económicas del concesionario informa de que solo podría abonar el canon fijo ofertado por Unelco de 3.136.918 euros y no podría, sin embargo, abonar los cánones variables asociados a la generación de energía  fijados en 0,0274 euros por kilovatio/hora y al consumo del Consejo, de 0,01 euros kilovatio/hora, bajo el argumento de que no es una entidad generadora y comercializadora de energía, sino una operadora que garantiza el equilibrio del sistema eléctrico.

Poco después, el Consejo Insular de Aguas le remitió un informe jurídico en el que argumentaba que debía encontrar un adecuado valor de sustitución, lo que prácticamente coincidió con el registro de la solicitud formal de Unelco y REE para la subrogación acompañada posteriormente, a la vista del informe jurídico, por una oferta de canon fijo que sustituía al anterior por 6.036.918 euros al año.

El Consejo Insular de Aguas, en marzo de 2015, determinó que el canon mínimo anual debía ser de 6.423.089 euros y además estableció como salvaguarda que dicho canon deberá aumentar en caso de que el Estado realice una modificación del sistema retributivo referente al canon de concesión que conlleve un aumento de sus retribuciones, lo que fue comunicado y aceptado por REE.

Todo ello cuando la central entre en funcionamiento, mientras, REE debe abonar un canon anual de implantación de 505.820 euros (una vez actualizado el IPC de 2015), además de responder a sus obligaciones de la construcción de la central con un aval de 2.743.700 euros, que fue depositado hoy durante la celebración de la Junta, con lo que definitivamente ha quedado desbloqueado el proyecto Chira-Soria.

 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes