Gran Canaria se suma al apagón mundial promovido por la Hora del Planeta el 24 de marzo contra el cambio climático

15 mar 2018

El Cabildo de Gran Canaria se suma un año más al apagón mundial que promueve la Hora del Planeta el próximo 24 de marzo y apagará las fachadas de la Casa Palacio y la Casa de Colón, que se quedarán a oscuras, al igual que el Gabinete Literario, la Catedral de Santa Ana, la Basílica de Arucas y el Teatro Pérez Galdós, para concienciar a la población de la necesidad de luchar contra el cambio climático y demostrar que todos son parte de la solución para evitarlo, explicó el consejero insular de Energía, Raúl García Brink.

Será de 20.30 a 21.30 horas y también se han adherido varios como la capital grancanaria lo hará con las oficinas municipales, las Casas Consistoriales, el Puente de Escaleritas y la Avenida Alfredo Kraus.

San Bartolomé de Tirajana dejará a oscuras el entorno del Faro de Maspalomas, Santa Lucía al edificio de Alcaldía, la plaza del parking, la iglesia y la columna exterior, San Mateo apagará la iglesia y Agüimes el alumbrado público del pueblo de Temisas, el exterior de las iglesia de San Sebastián (casco) y la de San José Obrero (Cruce de Arinaga), además de la Avenida de los Pescadores de la Playa de Arinaga). Ingenio dejará sin iluminación el monumento en homenaje a las tomateras.

García Brink invita a todos los grancanarios, al igual que las administraciones, a sumarse a esta campaña en su décimo segunda edición apagando también las luces de los hogares e inscribiéndose en https://www.horadelplaneta.es/ para apoyar la causa.

La iniciativa ‘Conéctate y apaga la luz’ de la Hora del Planeta alerta en 2018 sobre los cambios climáticos que ya son una realidad porque de hecho se están encadenando los años más cálidos de la historia con prolongadas olas de calor y sequía, además de fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes. Problemas que están provocando los desplazamientos de pueblos y una de las principales causas de pérdida de biodiversidad.

La Hora del Planeta nació hace 11 años en Sidney como gesto simbólico para llamar la atención sobre el problema del cambio climático y ha ido sumando cada vez más adeptos. El pasado año participaron miles de ciudades de 187 países del mundo que apagaron más de 12.000 monumentos y edificios icónicos, uniendo a ciudadanos, empresas, ayuntamientos e instituciones en un mismo clamor.

En 2018, la Hora del Planeta pide una vez más la unión de todos, desde población a ayuntamientos, empresas y organizaciones para que apaguen la luz porque hay muchas razones para hacerlo. La iniciativa pretende volver a movilizar a más de 7.000 ciudades para demostrar el apoyo global porque este trienio es clave para asegurar un futuro sostenible.
 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes