LIFE+Rabiche logra liberar 120 palomas tras más de un siglo extinguidas en Gran Canaria en la mitad del tiempo previsto

04 dic 2015

El programa LIFE+ para la reintroducción de la paloma Rabiche ha conseguido la liberación de 120 ejemplares de esta especie endémica en la mitad del tiempo previsto, ya que se esperaba lograr a finales de 2017, pero se ha podido hacer antes de acabar 2015, lo que asegura la consecución de los objetivos de este proyecto cofinanciado por la Unión Europea.

Este logro se debe al asesoramiento científico de Aurelio Martín Hidalgo, especialista de la Universidad de La Laguna, tanto en el diseño y adecuación de la Finca de Osorio para la Cría en Cautividad de Palomas Endémicas, como en la definición de los protocolos de captura de ejemplares silvestres, traslados, su cría en cautividad y, también, para su liberación y seguimiento en el medio natural de Gran Canaria.

El proyecto LIFE+ Rabiche surge para reintroducir las dos especies de palomas endémicas de Canarias: Rabiche y Turqué, tras su extinción en Gran Canaria, entre finales del siglo XIX y principios del XX. La causa fue la tala de la “Selva de Doramas”, una masa boscosa de monteverde, la conocida laurisilva, que ocupaba 19.000 hectáreas de las medianías del Norte.

A mediados del siglo XX ya había quedado reducida a pequeñas muestras en las actuales Reservas Naturales de Los Tilos de Moya, Azuaje y otros pequeños restos ó relictos fragmentados que sumados apenas representaban el 1 por ciento de la Selva original.

Tras las reforestaciones realizadas por el Cabildo de Gran Canaria desde 1985 se ha logrado aumentar de nuevo la superficie de monteverde. También de forma natural, la laurisilva se ha recuperado gracias al control y recogida del ganado en establos, que presionaba a este tipo de flora. Ello ha permitido que se disponga en la actualidad de 400 hectáreas de monteverde maduro y de otras 400 de repoblaciones aún jóvenes.

La reintroducción de la paloma rabiche es el primer proyecto en la historia del Archipiélago que promueve reintroducir una especie extinta en una isla. De hecho, las palomas liberadas están formando una población estable que ya ha logrado nidificar y generar ejemplares nacidos en libertad, principalmente en el Parque Rural de Doramas. No obstante, también se observa un incipiente aumento de ejemplares en la Reserva Natural Integral de Barranco Oscuro y en el Parque Natural de Tamadaba.

Obtener las palomas “padres” de las que han sido liberadas se han logrado gracias a la colaboración del Cabildo de La Palma, ya que es la isla con mejor estado de las poblaciones naturales de paloma rabiche.

De igual modo, se ha conseguido la mejora sustancial del hábitat del Parque Rural de Doramas con la plantación, desde el comienzo de este LIFE, de 90.000 plantas de laurisilva de las que han prosperado un 80 por ciento.

Para realizar estas plantaciones se cuenta, como socio del Proyecto LIFE, con la Heredad de Aguas de Arucas y Firgas, que facilita los terrenos de su propiedad para lograr al final del proyecto la plantación de 500.000 nuevos árboles en Gran Canaria con los que se logrará aumentar los bosques de Monteverde en 500 hectáreas. También colabora la Empresa Pública GESPLAN S.A.U. en diversidad de aspectos de logística.

Para la campaña de plantación que concluirá en marzo de 2016, aprovechando el período lluvioso, se dispone de 170.000 plantas producidas en los viveros del Cabildo en Osorio y en Tafira. Las plantaciones mejorarán el hábitat no sólo de la paloma rabiche sino, en el futuro, de la paloma turqué (Columba bollii), la otra paloma endémica canaria, más exclusiva del monteverde, y que requerirá del desarrollo de estas repoblaciones en los próximos 10 años. 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes