No dilapidar ni un ápice de la herencia y luchar por un planeta habitable, compromiso de Antonio Morales en el 25 aniversario de la Mancomunidad del Sureste

21 oct 2015

Los más jóvenes no se imaginan una vida sin agua en el grifo, pero los fundadores de la Mancomunidad del Sureste no cejan en su empeño de que nadie olvide que así era no hace tantos años, un cambio que empezó con el esfuerzo generaciones cuyos trabajo no se va a “dilapidar ni un ápice”, aseguró el cofundador y presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, en el 25 aniversario de la unión de Agüimes, Santa Lucía e Ingenio.

Un cuarto de siglo que inició su andadura por la falta de agua en la comarca, una comarca dividida por el mapa de municipios de Fernando VII, recordó en su discurso, y que ya solo recuperó la senda del progreso a partir de su unión en el año 1990 con el propio Antonio Morales, Carmelo Ramírez y Juan José Espino al frente de los tres consistorios, acompañados por los actuales regidores, Óscar Hernández, Dunia González y Juan Díaz.

“El agua se cogía en el puente de palo de Ingenio”, recuerda uno de los vecinos protagonistas del vídeo que trasladó hoy al público varias décadas atrás, cuando el sureste era un “jable, sin calles ni nada”.

Sin embargo, hoy día los tres municipios “son uno solo, lo que hace uno el otro está conforme”, la comarca ha duplicado su población y no solo no tiene falta de agua y se vive como “reyes”, sino que su destreza al combinar energías renovables y producción de agua ha sido premiada en Londres y Japón por la ONU. “Yo creo que se llevan una buena herencia”, remataron los mayores.

Para ello, “por defender lo que  consideramos justo, llegamos a encerrarnos en la Presidencia del Gobierno de Canarias o a cortar la autopista”, recordó Antonio Morales, quien repasó la historia de “los hombres y mujeres” del Sureste, hoy esparcidos por la Isla, y sus luchas desde las protagonizadas por Maninidra y Bentenjuí hasta el célebre motín de 1718, cuando consiguieron “frenar las ansias usurpadoras” de los terratenientes y lograr un histórico pronunciamiento del Consejo de Castilla. “Siempre fuimos muy combativos”, advirtió.

“Nos corresponde a nosotros romper barreras y defender desde lo local que son posibles otras fórmulas de avance económico, político y social para esta tierra, nada ni nadie ha podido hacernos renunciar a pelear cada día por conseguir una auténtica transformación que pase por la educación y la formación, la búsqueda de la igualdad de oportunidades, por un modelo que apueste por la conservación del territorio, las renovables, la lucha contra el despilfarro y el agotamiento de los recursos”, y es que “la indiferencia –sentenció-, no produce sino la parálisis del alma y la muerte prematura de la democracia”.

El acto conmemorativo rindió homenaje a todos los alcaldes de la Mancomunidad, tras los fundadores, Silverio Matos, Domingo González y Juan José Gil, aunque el recuero más especial fue para el único ausente, Camilo Sánchez. Todos junto al esfuerzo de los vecinos, subrayó el maestro de ceremonia, Vicente Llorca, atendieron a la máxima de Aristóteles de que “la esencia de la política es la organización solidaria” y lograron así “una incontestable mejoría de la calidad de vida”.

Y es que “cada vez que surge cualquier cosa, los tres están en posición de solucionarla”, recordaba otro vecino en el vídeo, porque lo cierto es que “es increíble lo que se puede conseguir cuando a nadie le importa quien se lleva el crédito”, concluyó el actual presidente de la Mancomunidad del Sureste, Óscar Hernández, ante la multitud que acudió a celebrar su aniversario de plata.

 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes